15 Planes para enamorarte de Sevilla

Es hora de deshacerse de todos los estereotipos o ideas per-concebidas que puedas tener de Sevilla. En mi segunda visita a la capital hispalense he descubierto una ciudad donde conviven armónicamente modernismo y tradición; y donde la alegría de vivir y disfrutar al aire libre se contagia en cada esquina.

15 planes para enamorarte de Sevilla

Dicen que las segundas veces nunca fueron buenas. Y tengo que decir que no estoy de acuerdo. Mi primera visita a Sevilla hace 15 años me gustó, sin embargo no lo recordaba como algo excepcional (vale, la gastroenteritis que tuve el primer día puede que tuviera algo que ver :)).

Esta segunda vez he descubierto una Sevilla diferente. Mucho más moderna, mucho menos clásica, mucho más bonita y mucho más deliciosa.

Los mejores miradores de Sevilla
Sevilla con niños

Con motivo de mi cumpleaños pasamos un fin de semana en familia increíble. Callejeando sin parar, visitando sus imprescindibles, entrando en cada bar que veíamos lleno de gente; y en definitiva, dejándonos llevar por el ambiente sevillano que tanto nos ha gustado.

Por eso a continuación quiero compartir contigo los 15 planes para enamorarte de Sevilla. Te aseguro que como yo, acabarás volviendo.

1. Observa las mejores vistas de Sevilla desde la Giralda

Si piensas en Sevilla seguramente lo primero que se te venga a la cabeza es su famosa Giralda; nombre que recibe la torre campanario de la catedral de Sevilla. Una torre de 104 metros de altura, que durante siglos fue la más alta de España y de Europa, superando a la Torre de Pisa o el Big Ben.

A parte de su valor arquitectónico, mezcla de estilo musulmán y renacentista; la Giralda es uno de los mejores miradores de la ciudad. Para llegar hasta el punto más alto tendrás que subir 35 rampas; curiosamente no hay escaleras para permitir al sultán subir a caballo hasta lo alto de la torre. Desde allí obtendrás casi unas vistas de 360º del centro de la ciudad.

La entrada a la Giralda es la misma que la de la catedral de Sevilla, otro gran imperdible. Para evitar las largas colas que se forman en la catedral, lo mejor es comprarla en la Iglesia del Salvador, cuya entrada también está incluida.

Precio: Adultos 9€.

Precio reducido: 3 € (estudiantes < 26 años, pensionistas). Gratuita para nacidos o residentes en Sevilla capital y provincia, desempleados, minusválidos y un acompañante, < 16 años acompañados y grupos autorizados.

Gratis Lunes: de 16:30 h – 18:00 h

2. Comete un montadito de pringá en la Bodeguita Santa Cruz “Las Columnas”

Barrio Santa Cruz Sevilla

Ir a Sevilla y no probar un montadito de pringá debería ser un delito. ¿Y qué es la pringá?.  La pringá se hace con las carnes que se usan en el cocido o puchero andaluz, todo finamente troceado y verdaderamente delicioso (eso sí, nada light!). El pan además es clave, y en la Bodeguita Santa Cruz lo sirven en un mollete a la plancha calentito. A los niños les encantará!.  

Bodeguilla Santa Cruz Sevilla

A un paso de la Giralda, en esta bodega compartirás barra con gente llegada de todos los rincones, mientras que el camarero despacha tapas con acento sevillano, coreano, inglés o lo que haga falta. Las risas que nos echamos hicieron que la experiencia fuera súper auténtica.

3. Déjate llevar por la belleza del Real Alcázar

Real Alcazar de Sevilla

Posiblemente el lugar más bonito e increíble de todo Sevilla. El Real Alcázar es visita obligada en la capital hispalense.

Es un conjunto palaciego amurallado construido a lo largo de diferentes etapas históricas, principalmente de la época islámica y renacentista. A día de hoy sigue siendo la residencia de los Reyes de España cuando visitan Sevilla, lo que hace que sea uno de los palacios en uso más antiguos del mundo.

Recomiendo comprar las entradas online con antelación y hacerlo a primera hora (9:30 hrs). Si no tienes la entrada con antelación prepárate a esperar largas colas.

Lo bueno de hacer la visita a primera hora es que podrás disfrutar de las salas y jardines con tranquilidad antes de que lleguen los grupos y las masas. El sonido del agua y la paz de los jardines merecen la pena disfrutarlos con calma.

¿Sabías que en el Real Alcázar de Sevilla se rodó la serie Juego de Tronos? Si eres fan de la serie y quieres hacerte una foto al más puro estilo Dorne, dirígete a la Galería de los Grutescos. Este pasillo cubierto tiene las mejores vistas a los jardines del Alcázar.

4. Piérdete por las callejuelas del barrio de Santa Cruz

Pasear y perderte por el laberíntico y encantador barrio de Santa Cruz es de los mejores planes que puedes hacer en Sevilla.

Esta zona de los alrededores de la catedral era la antigua judería de la ciudad, y hoy en día un entramado de callejuelas, pasadizos, plazoletas de naranjos, tiendas de recuerdos y bares de tapas. Lo mejor que puedes hacer es pasear o sentarte bajo una sombra mientras escuchas algún acorde de una guitarra. Y cuando te entre hambre, tapear sin parar por los muchos bares de la zona.

Tip: Nosotros nos llevamos nuestras acuarelas y aprovechamos la hora después de comer para dibujar un bonito rincón de este barrio. Es la mejor forma de fijarte en cada uno de los detalles. Aunque no dibujes bien, es un plan bonito para hacer en familia, o en solitario!.

5. Contempla el atardecer desde las setas de Sevilla (Metropol Parasol)

Esta curiosa y moderna estructura de madera conocida por todos los sevillanos como las Setas de Sevilla hace las veces de parasol, mercado, museo arqueológico y mirador.

Personalmente me encanta su funcionalidad y el contraste tan diferente que le da a la ciudad. La plaza de la Encarnación, donde se encuentra, se llena de vida ya que está rodeada de cafeterías y bares. Además, el parasol se convierte en un improvisado parque con “toboganes” para los pequeños.

En la parte alta hay un mirador donde poder contemplar una de las mejores puestas de sol sobre Sevilla. La entrada cuesta 3€ (menores de 12 años gratis) y suelen formarse colas por la tarde, así que evitad ir muy justos.

Ver la Giralda desde allí arriba mientras el cielo se tiñe de rosa es de las mejores cosas que puedes hacer en Sevilla.

6. Vete de tapas al barrio de Triana

En la otra orilla del río Guadalquivir y cruzando el puente de Triana se extiende el barrio que lleva su nombre. Un barrio sencillo y animado, cuna de toreros y artistas, pero sobre todo uno de los mejores lugares para tapear en Sevilla.

Donde tapear en el barrio de Triana:

  • Las Golondrinas – Un pequeño bar con más de 40 años a sus espaldas. Su tapa más famosa son las puntas de solomillo.
  • Blanca Paloma – Nos encantó todas y cada una de las tapas que comimos aquí. Probad el bacalao confitado
  • Casa Diego – Un bar de esos de “toda la vida”. Famoso por sus caracoles

7. Haz mil fotos en la Plaza de España

Plaza de España Sevilla

La Plaza de España es posiblemente el lugar más característico y fotografiado de Sevilla.

Este conjunto arquitectónico situado en el parque de María Luisa, y construido para la Exposición Iberoamericana de 1929, es un homenaje de España a América con su forma semi-elíptica que simula un abrazo. La idea que quiso plasmar el arquitecto Aníbal Gonzalez, es que todo aquel que visitara la plaza se sintiera acogido por ella.

No podrás irte sin hacerte una fotografía en tu provincia, o en aquellas que signifiquen algo para tí. Y remar por debajo de sus cuatro puentes que representan los 4 antiguos reinos de España: León, Castilla, Aragón y Navarra.

Plaza de España Sevilla

Te pasarás un buen rato maravillado con este lugar.

8. Déjate llevar por la pasión religiosa sevillana

Sevilla con niños

No hace falta visitar Sevilla en Semana Santa para presenciar esa pasión religiosa tan característica de Sevilla. Me sorprendió ver como hay pequeños altares en muchas calles donde los sevillanos salen a rezar o a cantar a su Virgen.

Nosotros visitamos Sevilla en octubre y caminando podías toparte con una procesión o te llegaba el olor a incienso. Aunque no seas creyente a mi me emociona ver esa pasión y como viven estas tradiciones.

9. Pasea a orillas del Guadalquivir

Salir a pasear por la larga avenida a orillas del Guadalquivir, el paseo de Cristóbal Colón primero y Paseo de las Delicias después, es otra forma de descubrir Sevilla. Dejando la Torre del Oro a un lado, es un lugar agradable para dar un paseo a ultima hora de la tarde, y cuando las temperaturas no son tan elevadas.

Y si caminar no lo es lo tuyo, siempre puedes hacerlo en barco. Desde uno de los muchos cruceros que hacen por el Guadalquivir.

10. Reserva para cenar en alguna terraza de la Alameda de Hércules

Donde tapear en Sevilla

Encontramos esta plaza un poco por casualidad y me sorprendió muchísimo descubrir el ambiente festivo que había. A parte de los numerosos restaurantes con terrazas que hay a lo largo del paseo, cuando lo visitamos estaban celebrando una fiesta popular y había música y atracciones para los mas pequeños. Este es lugar elegido para muchas celebraciones populares.

Recomiendo reservar o llegar pronto para sentarte en alguna de las terrazas de los restaurantes o bares de tapas de la zona. Es un lugar agradable para cenar y donde ofrecen propuestas gastronómicas diferentes.

Mis favoritos: Duo Tapas y El Disparate

11. Muévete en bici

¿Sabías que Sevilla cuenta con unos de los carriles bicis más largos y seguros de España?

Dependiendo de donde te alojes, moverte por Sevilla a dos ruedas puede ser una estupenda elección. Nosotros estábamos en el barrio de la Macarena y las distancias son bastante largas.

El carril bici está pensado para que puedas moverte incluso por el centro; y está separado de las vías de los coches haciéndolo bastante seguro para todo tipo de ciclistas. Hay bastantes oficinas donde poder alquilar bicis (también sillas para bebés) por horas o día entero; y también bicicletas y patinetes eléctricos repartidos por toda la ciudad.

12. Tómate algo en una terraza con vistas a Sevilla

Cada vez son más las ciudades que se apuntan a las terrazas en azoteas, y Sevilla no podía ser menos. Tomarse algo mientras contemplas la ciudad desde las alturas es un planazo.

Nosotros disfrutamos de estas vistas de la muralla en el barrio de la Macarena desde la terraza de nuestro hotel, el Exe Macarena.

13. Descansa bajo una sombra en el parque de Maria Luisa

Plaza de España Sevilla

El Parque de María Luisa  no solo es el parque más grande y famoso de Sevilla; tiene además rincones verdaderamente bonitos para disfrutar paseando o a la sombra de sus árboles. No te pierdas la Plaza América, la Isleta de los Pájaros, la fuente de las ranas y el Monte Gurugú.

14. Visita un tablao flamenco

No pienses que visitar un tablao flamenco es cosa de «guiris». Sevilla cuenta con algunos de los mejores espectáculos de flamenco, muchos de ellos pensados para el público local.

15. Llévate un bonito souvenir

De mi primera visita a Sevilla se vino conmigo un delantal estilo vestido de flamenca que me acompañó (y lo sigue haciendo) en la cocina a lugares como Escocia o Dubái. Es de esos souvenirs «horterillas » pero prácticos que acabas cogiendo cariño.

Otras ideas de souvenirs son los increíbles vestidos de flamenca, zapatos de tacón para las más pequeñas (hay incluso para las muñecas), o una guitarra de juguete. ¡Aunque mis favoritos siguen siendo los souvenirs gastronómicos!


Espero que te haya gustado esta selección de planes e ideas para disfrutar de Sevilla. Por supuesto que hay muchos más, y estoy segura de que volveremos para seguir conociéndola un poquito más.

PINEA PARA MÁS TARDE
15 planes para enamorarte de Sevilla