Dubrovnik con niños

Hablar de Croacia y no hablar de Dubrovnik sería impensable. Después de los Lagos de Plitvice, este era el otro lugar que me moría de ganas por conocer, así que hoy te cuento como fue nuestro paso por esta increíble ciudad.

Dubrovnik-claraBmartin-26Dubrovnik-claraBmartin-29

Nuestra llegada a Dubrovnik fue pasada por agua. Tras un viaje en carretera de más de 3 horas desde Zadar llegamos en plena tormenta de verano, sin paraguas y con sandalias jaja…lo sé!, ¡viajamos muy preparados! ;-).

Durante nuestra estancia en Dubrovnik nos alojamos en un apartamento de Airbnb a las afueras de la ciudad. A la hora de buscar alojamiento nuestro único requisito era que tuviera aparcamiento ya que viajábamos con coche, por eso descartamos los apartamentos dentro de la muralla. Por no hablar de tener que subir maletas por decenas de escaleras, a la vez que esquivas turistas. Mi consejo es mejor no alojarte en el centro histórico si viajas con niños pequeños.

El apartamento estaba a unos 20 minutos andando al centro (por escaleras, eso sí) y contaba con unas vistas magníficas.

Croacia_claraBmartin_15
Dubrovnik-claraBmartin-05

Dubrovnik-claraBmartin-01

Antes de ir, fueron muchos los que me avisaron sobre la gran cantidad de gente que visita esta ciudad. Pensé que sería como Venecia en verano, que está atestada de turistas, pero cuando llegué a Dubrovnik, ésta lo superaba, sobre todo porque el centro no es demasiado grande. Esto se debe también en parte a su aparición en la serie Juego de Tronos. La mayor afluencia de gente se produce sobre todo a las puertas de entrada a la muralla a las horas de llegada y regreso de los cruceristas, así que si puedes, mejor evitar esas horas.

También me avisaron que era una ciudad cara, y os puedo decir que es muy cierto. En general el coste de vida de toda Croacia se ha incrementado bastante desde la última vez que estuve hace más de 10 años, pero lo de Dubrovnik creo que es excesivo.

La tarde que llegamos, como amenazaba tormenta (e íbamos sin paraguas jeje), decidimos conducir el coche hasta la muralla y así evitar la media hora de camino hasta el apartamento. Lo que no sabíamos es que íbamos a pagar unos 6€ la hora por aparcar el coche es uno de los parkings exteriores. ¡Me pareció bastante desproporcionado!. Así que mi consejo número uno: No aparques el coche en los alrededores de la muralla.

La comida en general también es peor y bastante más cara que en otros lugares de Croacia. Aquí no esperes comer bien y barato. Busca las Konobas que suelen servir platos tradicionales.

Dubrovnik-claraBmartin-10Dubrovnik-claraBmartin-06Dubrovnik-claraBmartin-02Dubrovnik-claraBmartin-11

A pesar de las multitudes y los precios, no puedo negar la increíble belleza de la ciudad. ¡Dubrovnik es realmente bonita!. La ciudad antigua (Stari Grad) y su muralla, que se mantiene casi intacta a pesar de los bombardeos de 1991, justifican por sí solos el viaje a Croacia.

Dubrovnik-claraBmartin-23

La muralla de Dubrovnik

La muralla, una de las más bonitas del mundo y considerada Patrimonio Cultural de la Unesco, se extiende durante casi dos kilómetros, alcanzando los 22 metros de altura en algunos puntos y los 6 metros de espesor. Necesitas al menos una hora para recorrerla, y si puedes hacerlo en horas con menor afluencia de gente como a primera o ultima hora del día mucho mejor.

Las vistas desde la muralla son increíbles. Hacia el exterior las aguas cristalinas del Adriático y al interior, el mosaico perfecto que forman los tejados rojos de las casas, coronado por las torres de las iglesias.

Dubrovnik-claraBmartin-24Dubrovnik-claraBmartin-03Croacia_claraBmartin_16
Dubrovnik-claraBmartin-20Dubrovnik-claraBmartin-27

Caminando por la muralla recorres todo el perímetro de la ciudad, y desde arriba puedes obtener fotografías diferentes y espectaculares desde todos los ángulos. Nosotros aprovechamos un día fresco y nublado justo después de comer cuando no había demasiada gente. Si vas en verano es preferible visitarla una hora antes del cierre, cuando ya se han ido los cruceristas, y así evitar el calor de las horas centrales del día. Además las vistas al atardecer son maravillosas.

Si vas con niños pequeños imprescindible llevar una mochila ergonómica portabebes, ya que para pasear por la muralla tendrás que sortear unos cuantos escalones.

Dubrovnik-claraBmartin-25Dubrovnik-claraBmartin-15Dubrovnik-claraBmartin-17Dubrovnik-claraBmartin-18Dubrovnik-claraBmartin-21

En verano está abierta al público hasta las 19.30 horas y la entrada de adulto cuesta 120 kunas (HRK), aproximadamente unos 15 euros. Este es otro de los efectos negativos de la afluencia masiva de turismo, hace unos años la entrada era prácticamente gratuita. Aunque el precio de la entrada es bastante caro, para mi es imprescindible recorrerla. En el caso de los niños, el precio se reduce a la tercera parte: 30 HRK, casi 4 euros. Tienes más información en el portal turístico municipal.

La muralla tiene tres entradas: la Fortaleza de San Juan, la Torre de San Lucas y la Puerta de Pile, siendo esta última la más conocida y concurrida.

En uno de los laterales de la muralla montado sobre un acantilado y con unas vistas inigualables, se encuentra el famoso Buza Bar. Aunque es algo caro merece la pena ir a verlo mientras tomas algo. Los más atrevidos se lanzan al mar desde ahí.

Dubrovnik-claraBmartin-16Dubrovnik-claraBmartin-13Dubrovnik-claraBmartin-12

El centro antiguo de Dubrovnik tiene también muchísimo encanto. Con sus calles de mármol, sus edificios barrocos, sus callejones con mil escaleras adornados con ropa tendida y farolillos. Lo mejor es escaparse del bullicio de la calle principal Stradun y perderse entre sus rincones con un helado en mano.

En la plaza Luza suele haber espectáculos callejeros donde pararse con los niños, y dejarles que jueguen entre la multitud. Aunque el mármol tan pulido por las pisadas es extremadamente resbaladizo. ¡Olivia se llevó unos cuantos culetazos!.

Dubrovnik-claraBmartin-04Dubrovnik-claraBmartin-09Dubrovnik-claraBmartin-08

Nosotros estuvimos solo dos días, lo suficiente para descubrir la ciudad y poco más. Pero si te quedas más tiempo la visita a la isla vecina de Lokrum es imprescindible, o darte un chapuzón en la playa de Banje. Y no perderte las vistas desde lo más alto en el teleférico.

Sea como sea, estoy segura de que Dubrovnik te conquistará. Como ha hecho ya con miles de personas. La verdad es que preferiría no tener que compartirla con tanta gente. Si la visitas en temporada baja seguramente puedas disfrutar de ella como se merece!.

Espero que te haya gustado este paseo por la Perla del Adriático, a ver si me pongo las pilas y te cuento pronto el resto de nuestro viaje por Croacia. No me creo que haya pasado ya casi un año!!

¿Conoces Dubrovnik? ¡Cuentame tus impresiones abajo!.

Te ha gustado? Compártelo!

5 pensamientos en “Dubrovnik con niños

  1. Genial Clara, como siempre
    Vamos a primeros de Julio y estoy deseando ver el resto de lo que nos tienes que contar, aunque ya vi los post anteriores y nos perderemos Plitvice cosa que me duele en el alma
    Un saludo

    • Ayyyy pues para mí los Lagos fue de lo mejorcito de Croacia. Aunque Dubrovnik es una joya y nuestro descubrimiento fue Sibenik, menos conocido que Zadar o Split pero con muchismo encanto!

  2. Ay Clara! Que reportaje taan bonito! Me enamoré de Dubrovnik! Sus calles, su color, sus tejados…el paseo por la muralla fue inolvidable y tambien me encantó el paseo en lancha bordeando las murallas y disfrutandola desde otra perspectiva! Gracias por recordarmela hoy!!

  3. Cuando estuvimos nosotros, nos alejamos del centro para comer, recorriendo una callejuela tremenda, dimos con una calita impresionante, y el mejor risotto que he comido en mi vida, no llevaba el bañador y terminamos bañándonos con la ropa, me encantó.
    Tengo fotos súper bonitas de la Muralla también, las tuyas son impresionantes!!! que sitio tan bonito, lo disfrute mucho y tenía muchas ganas de volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *