Andorra en verano es perderse entre valles y montañas; respirar aire puro; un sinfín de actividades en familia y dormir