Qué hacer en Budapest: 20 planes imprescindibles

Considerada una de las capitales más bellas de Europa, Budapest es la ciudad perfecta para una escapada de 2 o 3 días. Aquí te esperan edificios majestuosos, balnearios, bares decadentes y una gastronomía deliciosa y…muy barata! ¿Quieres saber qué hacer en Budapest? Entonces, ¡sigue leyendo!

Budapest está considerado uno de los mejores destinos europeos low cost ya que el coste del alojamiento, transporte y comida es muy asequible. Y si a eso sumamos que podemos encontrar vuelos muy bien de precio el resultado es una escapada perfecta para 2 o 3 días donde encontrar cultura, relax y diversión.

En esta ocasión fue un viaje en pareja de 3 días donde aprovechamos al máximo todo lo que Budapest tiene para ofrecer, ¡que no es poco!!

Antes de planificar tu escapada, te recomiendo leer esta Guía con todo lo que necesitas saber antes de viajar a Budapest.

¿Sabías que Budapest en realidad se compone de dos ciudades? Buda y Pest, situadas respectivamente en la orilla occidental y oriental del Danubio, no se unificaron hasta 1873.

A continuación te cuento qué hacer en Budapest y 20 planes que para mí son imprescindibles!

1. Disfruta de las mejores vistas de Budapest desde un rooftop

Las terrazas rooftop están de moda también en Budapest, y es que en muchas de ellas podrás disfrutar de unas vistas únicas de la ciudad. Mi rooftop favorito es 360 Bar, una espectacular terraza en lo alto de un edificio en la Avenida Andrassy donde tendrás una fantástica perspectiva de Budapest; sobre todo al atardecer. Y en invierno también podrás disfrutar de la terraza dentro de sus iglús calefactados.

Te recomiendo reservar con antelación, sobre todo si quieres tener sitio en los iglús, yo lo hice directamente desde su web. Aunque tienen algo de comida de picoteo, lo mejor es su selección de cocteles; los precios son un poco más elevados que en otros bares de Budapest pero nada escandaloso para lo bonito del local y las vistas (nosotros pagamos unos 17€ por dos cocteles).

Otro rooftop muy conocido y con vistas a la Basílica de San Esteban es el High Note Sky Bar; nosotros finalmente no fuimos pero es muy recomendable también.

2. Relájate en un balneario

Budapest, gracias a sus más de 100 manantiales naturales y artificiales, es todo un referente mundial en baños termales y terapéuticos. Y sin duda alguna, visitar un balneario en Budapest es un plan que debes hacer sí o sí. Después de valorar todos los que hay, nos decantamos por visitar el balneario más antiguo de Budapest: el Balneario Széchenyi.

Construido en 1913 en estilo neobarroco por el arquitecto Győző Czigler, fue ampliado en 1927 y actualmente son los baños termales medicinales más grandes de Europa. El Balneario Széchenyi tiene 3 grandes piscinas termales exteriores, más una decena de piscinas termales interiores, saunas, baños turcos, salas de tratamiento, etc. Es enorme y muy completo.

Nosotros estuvimos en una de las piscinas exteriores, y la sensación de estar en el agua a 27º mientras fuera hace 0 grados (incluso cayeron algunos copos de nieve) es indescriptible e inolvidable.

La mejor hora para visitar el balneario es a primera hora de la mañana si buscas tranquilidad (nosotros fuimos a las 7) o por la tarde/noche para relajarte después de un largo día de turismo. Compramos las entradas online directamente desde su web (aprox 16€/persona).

A la hora de comprar la entrada puedes elegir entre una taquilla en el exterior donde dejar tus cosas o un cambiador privado, esta última opción es un par de euros más cara. Nosotros compramos las dos entradas con cambiador privado, pero al llegar nos dieron los cambiadores muy separados uno de otro así que acabamos usando solo uno. Luego echamos de menos no tener una taquilla fuera para dejar en un momento la cámara o el móvil. Así que mi recomendación es comprar una entrada de capa tipo y ¡problema solucionado!

Aunque en la web pone que el agua termal no está recomendada a menores de 14 años, los niños pueden acceder y bañarse en el balneario sin problema.

Recuerda!: En éste y los otros balnearios de Budapest es imprescindible llevar bañador, chanclas, gorro (solo obligatorio en piscinas interiores para nadar) y toalla, aunque está última se puede alquilar – nosotros llevamos las del hotel.

3. Tómate una cerveza en un ruin bar

Los Ruin Bars o bares ruina son todo un símbolo de Budapest, y hoy en día un gran reclamo turístico. Estos eclécticos locales se encuentran en edificios donde vivían los judíos que tuvieron que huir a los ghetto durante la II Guerra Mundial. Tras la guerra estos edificios quedaron abandonados y descuidados hasta que en los años 90 empezaron a ser ocupados por jóvenes que hicieron de ellos casas-comuna con muebles y objetos que encontraban. Así poco a poco fueron apareciendo bares y restaurantes en colegios, fábricas u otros locales abandonados.

El bar en ruinas más famoso y antiguo de todos es Szimpla Kert. Un local con varias estancias y pisos dentro de un espacio caótico y de lo más variopinto. ¡Hay que verlo! La bebida es un poco más cara que en un local normal, pero merece la pena verlo.

Otros Ruin Bars para visitar:

  • Mazel Tow: El restaurante de moda en el barrio judío. Un restaurante con techos amplísimos, luminoso y con una decoración muy chula. Su comida israelí está deliciosa! Te recomiendo reservar, ¡siempre hay cola!
  • Instant-Fogas: Si quieres salir de fiesta este es el complejo de fiestas más grande de la ciudad. Tiene 7 salas de música y ocio repartidas en 1200 m²
  • Csendes Vintage: Un bar cafetería con una deco muy peculiar con toques vintage.

4. Haz mil fotos en el Bastión de los Pescadores

Sin duda el lugar más instagrameable de Budapest es el Bastión de los Pescadores. Desde este mirador situado en la colina de Buda tendrás las mejores vistas del otro lado del Danubio: Pest en todo su esplendor.

Aunque de lejos parezca un castillo, no lo es. Se trata de un mirador/galería de estilo neorromántico con siete torres que conmemoran a las siete tribus fundadoras de Hungría.

Te recomiendo llegar por la mañana antes de las 9 am para disfrutar de este lugar con calma. A partir de esa hora suelen llegar los tours y grupos.

El mirador del Bastión de los Pescadores, al ser un espacio público, está siempre abierto y se accede de forma gratuita. Se puede visitar sus torres (horario de 9:00 hrs a 23:00 hrs – 800 HUF del 16/03 al 15/10 – en invierno la entrada es gratuita).

5. Brinda con un chupito de Pálinka

Este plan es solo para valientes jajaja, pero hay que hacerlo! El Pálinka es un tipo de aguardiente típico de Hungría hecho a partir de una destilación de frutas. Contiene un alto grado de alcohol, entre 40º y 50º, por eso digo que es para valientes! Personalmente no me gustó, pero puedo afirmar que lo probé 😉

¿Sabías que? …El pálinka debe consumirse a temperatura ambiente, de un vasito en forma de tulipán con fondo ancho y borde estrecho para permitir que las fragancias se liberen. Después de brindar, se debe consumir despacio, nada de beberlo de un trago.

6. Súbete a bordo del tranvía M2

La forma más económica y descansada de ver o llegar a algunos de los lugares más emblemáticos de Budapest es a bordo del tranvía M2. Este tranvía cuenta con una ruta de lo más turística ya que prácticamente recorre la orilla del Danubio en la parte de Pest.

Bordearás el edificio del Parlamento, te dejará cerca de la Basílica de San Esteban, o podrás llegar sin cansarte al Mercado Central. El billete sencillo cuesta menos de 0,80€. En este post te cuento todo acerca del transporte público en Budapest.

7. Sube hasta la cúpula de la Basílica de San Esteban

La Basílica de San Esteban es el edificio religioso más grande de Hungría y junto al Parlamento el punto más alto de Budapest (96 metros). No es de extrañar por tanto que las vistas desde su cúpula sean unas de las mejores de la ciudad.

Me sorprendió, porque a diferencia de las catedrales de España, ésta es bastante nueva: de 1905. Se puede acceder gratuitamente a su interior, aunque te recomiendo comprar la entrada para subir a las torres donde tendrás una panorámica increíble.

La entrada a la cúpula cuesta 500 Ft (1,30 €), y ojo! sólo admiten pago en efectivo. No te pierdas este post donde te cuento la mejor forma de cambiar moneda en Budapest.

8. Admira la increíble belleza del Parlamento

Posiblemente la imagen más icónica de Budapest es la del imponente edificio de su Parlamento. Construido entre 1884 y 1902, el Parlamento de Budapest fue la obra más grande de su época. ¡Tiene ni más ni menos que 691 habitaciones! y es el tercer parlamento más grande del mundo, después del de Rumanía y Argentina.

Se puede visitar por dentro a través de visitas guíadas. Puedes comprar las entradas desde su web.

Por cierto, la mejor panorámica del Parlamento se consigue desde la otra orilla, en la parte de Buda.

9. Revive la triste historia de Budapest en el Monumento de los Zapatos

No está de más pararse unos minutos a recordar la triste, y no muy lejana, historia que vivió Hungría para evitar que vuelva a repetirse. Esta hilera de 60 pares de zapatos de bronce pegados al suelo frente al Danubio representa a los aproximadamente 20.000 judíos que fueron ejecutados a manos del partido de extrema derecha de la Cruz Flechada en 1944.

Les obligaban primero a descalzarse y dejar sus zapatos a un lado antes de asesinarlos y tirar sus cuerpos al río Danubio. Entre los zapatos de hombres, mujeres y niños suele haber velas, flores y notas como señal de respeto y recuerdo.

10. Prueba la sopa de Goulash

No te puedes ir de Budapest sin probar el plato tradicional húngaro por excelencia, la sopa de Goulash (Gúlyás lavasc). Una sopa preparada mediante cocción muy lenta con carne de vacuno o buey y mucho pimentón dulce molido (paprika).

Algunos restaurantes donde comer la sopa de goulash en Budapest:

  • For Sale Pub: Frente al Mercado Central, un pub super curioso lleno de notas por sus paredes.
  • Pipa étterem: Un restaurante húngaro con decoración tradicional y platos a muy buen precio.
  • Gettó Gulyás: En pleno barrio judío, un restaurante donde probar los platos tradicionales húngaros.
  • Hungarikum Bisztró: Restaurante húngaro muy cerca del Parlamento con música tradicional en directo.

11. Disfruta de las vistas desde el Castillo de Buda

El Castillo de Buda es un imponente edificio en parte alta de la colina de Buda. Se le conoce también como Palacio Real, ya que fue la antigua residencia de los reyes de Hungría. Hoy en día alberga la Biblioteca Széchenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest.  Las vistas desde este punto al Puente de las Cadenas, al Danubio y a Pest merecen la pena

Se puede subir andando o en funicular, desde el Bastión de los Pescadores es un paseo agradable.

12. Recorre la colina Gellért

La Colina Gellért, en la parte de Buda y con sus 235 metros de altura, ofrece una de las mejores perspectivas de Pest y del Puente de la Libertad. Se puede llegar a pie desde el puente o desde el Castillo de Buda. Es un paseo intenso, ya que toca subir varios tramos de escalones y rampas, pero también una forma de escaparse del ajetreo de la ciudad.

Hay diversos miradores desde aquí arriba donde poder sentarse a descansar y disfrutar de las increíbles vistas.

Consejo extra: Si viajas con niños tienes que ir al parque infantil que hay en Gellert Hill. Camas elásticas, varios toboganes gigantes y columpios para que los peques tengan su momento de diversión. Búscalo en Google Maps como Gellérthegyi playground with slides

13. Compra un souvenir en el Mercado Central

Inaugurado a finales del siglo XIX, el Mercado Central de Budapest es el mercado cubierto más grande de la ciudad. En la planta inferior encontrarás muchos puestos donde comprar productos frescos; y en la planta superior hay gran cantidad de puestos donde comprar los souvenirs más típicos a buen precio.

También en esta planta hay varios puestos de comida muy baratos donde probar, entre otras cosas, los langos, un pan frito similar a la pizza.

14. Desayuna en dos lugares de otra época

Si te gustaría revivir lo que se sentía comer o tomar un café a principios del siglo XX apunta estas dos direcciones: Párisi Passage Café Brasserie y New York Café. Ambos lugares son la muestra del lujo y el buen gusto de tiempos pasados.

El café New York es posiblemente el restaurante más conocido y lujoso de Budapest. A principios del siglo XX era un popular punto de encuentro para escritores y editores, algunos de los periódicos más influyentes fueron editados aquí.

En el mismo edificio donde estuvieron los primeros grandes almacenes de Budapest a principios del siglo XX, se inauguró recientemente el Párisi Udvar Hotel Budapest, y su Párisi Passage Café & Brasserie está situado en la planta baja del hotel. Se ha recreado a la perfección la decoración y el ambiente lujoso de esa época. Lo que hace de él un lugar único para desayunar o tomar un café en Budapest.

Aunque ambos restaurantes son un poco más caros que la media de la ciudad, no es nada escandaloso, y ¡solo por verlos merece la pena!

15. Cruza el puente de la Libertad

Cuando visitamos Budapest, el famoso Puente de las Cadenas estaba en obras así que nuestro puente favorito fue el Puente de la Libertad. Y aunque es el puente más corto de todos los que atraviesan el Danubio, me pareció precioso y muy elegante.

Es un lugar muy popular para hacer fotos, sobre todo al atardecer cuando puedes encontrar el cielo teñido de rosa contrastando con su color verde.

16. Saborea las delicias de Oriente Medio en el barrio judío

El barrio judío de Budapest es posiblemente el mejor lugar para comer o tomar algo. A parte de la gastronomía húngara encontrarás un montón de restaurantes donde degustar comida israelí o de Oriente Medio. Si te gusta el hummus, el falafel, el labneh o el tabouleh no te pierdas estos sitios:

  • Mazel Tow: El restaurante de moda en el barrio judío. Un restaurante con techos amplísimos, luminoso y con una decoración muy chula. Su comida israelí está deliciosa! Te recomiendo reservar, ¡siempre hay cola!
  • Dobrumba: Restaurante sencillo pero muy fotogénico con comida de Oriente Medio deliciosa. Mejor reservar.

17. Visita el castillo de Vajdahunyad

Este castillo, aunque parezca sacado de algún rincón de Transilvania, es en realidad una mezcla de la evolución de la arquitectura húngara. Se construyó en 1896 para la Exposición Universal; en su día estaba hecho de cartón y madera, pero tuvo tanto éxito que acabaron construyéndolo de forma permanente en piedra.

Actualmente alberga el Museo de la Agricultura, y aunque no visites su interior puedes dar una vuelta por todo el complejo, a mí me gustó mucho. Está a un paso del balneario Széchenyi y de la Plaza de los Héroes, así que puedes combinar ambas visitas.

Consejo extra: Si visitas Budapest en invierno, justo enfrente del Castillo de Vajdahunyad ponen una enorme pista de patinaje sobre hielo. Es un lugar precioso para patinar sobre hielo!

18. Admira la gran Sinagoga de Budapest

La Sinagoga Judía de Budapest es la segunda sinagoga más grande del mundo, solo superada por la de Jerusalén.

Merece la pena hacer una visita guiada de la gran sinagoga y para conocer mejor la historia judía húngara y la devastación que supuso el Holocausto.

19. Haz un crucero por el Danubio

Otra forma de disfrutar de unas vistas diferentes de Budapest y sin cansarse es haciendo un crucero por el Danubio.

Este de Civitatis incluye una audio guía en español y una bebida; o si prefieres algo más especial y con cena a bordo, te recomiendo este crucero nocturno por el Danubio

20. Sube a la Noria de Budapest

Budapest no podía ser menos y no tener su propia noria. El Budapest Eye es una atracción que permite disfrutar de unas buenas vistas desde su punto más alto. Se encuentra en la Plaza Erzsébet, en pleno corazón comercial de Budapest

El precio son 3000 Ft/1800 Ft niños y tiene una duración de entre 8-10 minutos.

¿Te ha sobrado tiempo? Entonces apunta estos otros planes para hacer en Budapest:

  • Visita la biblioteca Metropolitan Ervin Szabó. Más que una biblioteca parece un palacio
  • Cruza el Puente de las Cadenas, actualmente en obras, es uno de los puentes más bonitos de Budapest
  • Llega hasta la isla Margarita. Un pulmón verde en mitad del Danubio, perfecto para ir con niños ya que aquí hay un parque acuático, un jardín japonés y el zoo.
  • Visita el jardín botánico ELTE Füvészkert
  • Acude a alguna ópera en la Ópera Nacional de Hungría, las entradas son muy económicas.
  • Visita la Casa del Terror, una exposición sobre el daño que causó el fascismo en Budapest
PINEA PARA MÁS TARDE