Ruta por La Provenza: Entre mercados y pueblos medievales

Llevaba tiempo queriendo escribir esta entrada sobre nuestras vacaciones en La Provenza el pasado verano, me ha costado describir con palabras lo mucho que nos gustó esta región, pero no podía dejarlo en el tintero. Si aún no tienes destino elegido para este año y buscas unas vacaciones entre pueblitos medievales con encanto, paisajes idílicos, buena comida y buen vino, La Provenza sin duda será una buena candidata.

PROVENZACollage

En esta ocasión decidimos tomar como campamento base una preciosa casa de estilo provenzal situada en la región Provenza-Alpes-Costa Azul y desde ahí visitar los lugares de interés de la zona.

Antes de definir la ruta hay que tener en cuenta que La Provenza abarca un área muy extensa: desde Arlés en el oeste hasta la Costa Azúl en el este, y si se quiere ver todo posiblemente sea mejor alojarse en diferentes puntos. Aunque las distancias no parezcan demasiado grandes, muchas veces tocará conducir por carreteras comarcales serpenteantes que hagan que te marees un poco y que tardes algo más de lo previsto en llegar a tu destino.

Al viajar en coche con las niñas decidimos alojarnos en un único lugar en una zona más o menos céntrica, sobre todo para no tener que estar haciendo y deshaciendo maletas, aun sabiendo que no podríamos ver todo. Pero cada pueblito por el que pasas tiene más encanto que el anterior así que nunca tendrás la sensación de que te estás perdiendo algo.

Estos fueron los lugares que visitamos durante nuestra estancia de 6 días en La Provenza.

Aix-en-Provence

Provenza-claraBmartin-04

El primer día nada más llegar visitamos Aix-en-Provence, una de las ciudades más grandes de la zona. Justamente coincidió con día de mercado y su calles no podían estar más vivas y coloridas. Músicos, flores, puestos de fruta y en definitiva un ambiente muy festivo. Antes de visitar los pueblitos viene bien saber si hay día de mercado o no, a mí personalmente me encantan.

¿Hay algo más fotografiable que un mercado provenzal?

Provenza-claraBmartin-02
Provenza-claraBmartin-06
Provenza-claraBmartin-05

Ese día coincidió con plena ola de calor y nos tocó ir buscando sombras y fuentes por cada esquina. Por suerte la ciudad está llena de ellas, así como cientos de terrazas para comer o tomar algo.

En esta ocasión buscábamos el interior de los locales con aire acondicionado! Hacía tanto calor que hasta se derretían los helados nada más comprarlos! Encontramos un bonito restaurante llamado Bistrot des Philosophes donde además comimos de maravilla.

Provenza-claraBmartin-46

Muy cerquita de nuestro alojamiento descubrimos pequeños pueblos con muchísimo encanto que no estaban para nada en nuestros planes, pero que aún así salimos a explorar.

Mis favoritos Cucuron y Ansouis, ambos con excelentes vistas y repletos de puertas y ventanas en colores pastel (insertar aquí cara de emoción!).

Provenza-claraBmartin-09
Provenza-claraBmartin-11
Provenza-claraBmartin-12
Provenza-claraBmartin-13
Provenza-claraBmartin-50

Les Baux-de-Provence

Al siguiente día pusimos rumbo al oeste para visitar los conocidos Les Baux-de-Provence y Saint-Rémy-de-Provence, ambos son perfectos para visitar el mismo día ya que distan muy poco el uno del otro.

Les Baux es una de las visitas imperdibles, considerado como uno de los pueblos más bellos de Francia, amurallado y situado en lo alto de una montaña rocosa. Para llegar hasta él hay que subir cientos de escaleras desde la zona donde aparcas el coche, por eso optamos por llevar a Olivia en el portabebés, y también porque está llena de cuestas y adoquines. A ella le gustó tanto el lugar que decidió que era el lugar perfecto para echarse una siestecita 🙂

Provenza-claraBmartin-14

Pasear por Les Baux es volver al pasado. Su visita más popular es el castillo medieval desde donde se pueden apreciar unas increíbles vistas de la región y aprender un poco más sobre su historia y su fortaleza.

Provenza-claraBmartin-51
Provenza-claraBmartin-52

No podemos negar que Les Baux es también muy turístico y dependiendo la época del año que lo visites puede estar bastante abarrotado de turistas. Mi consejo es evitar las multitudes yendo a primera hora del día.

Sus calles cuentan com multitud de tiendas con souvenirs y comida «rápida» como las crepes de Nutella, que se convirtieron en la atracción más fascinante para Sofía 🙂

Provenza-claraBmartin-54
Provenza-claraBmartin-15

Saint-Rémy-de-Provence

Decidimos dejar el turístico Les Baux y fuimos a comer a Saint-Rémy-de-Provence. Allí encontramos otro día de mercado, donde nos llevamos una rica selección de quesos,  y una ciudad con ese encanto provenzal con el que soñaba antes de venir a La Provenza. Saint-Rémy conquistó mi corazón.

Provenza-claraBmartin-16
Provenza-claraBmartin-17

Saint-Rémy es una encantadora ciudad típicamente provenzal, con sus contraventanas pintadas de colores y esos visillos que asoman por los cristales. Calles adornadas con pequeñas boutiques y restaurantes coloridos. Tiene ese aire relajado que tanto caracteriza esta región.

Provenza-claraBmartin-18
Provenza-claraBmartin-48
Provenza-claraBmartin-19
Provenza-claraBmartin-23

Después de comer buscamos una sombra bajo los árboles de una plaza del centro donde Olivia se dedicó a refrescarse en una de sus fuentes metiéndose en ella literalmente. Como os decía, viajamos en plena ola de calor y las horas centrales del día eran insoportables, intentábamos evitarlas volviendo a la casa para darnos un chapuzón en la piscina y retomar fuerzas.

Provenza-claraBmartin-21
Provenza-claraBmartin-20
Provenza-claraBmartin-22

Y hasta aquí la primera parte de nuestro viaje. Si quieres descubrir algunos pueblos y lugares de postal en Provenza no te pierdas este post. Así como fotografiar los maravillosos campos de lavanda, en este otro post sabrás donde encontrarlos!.

Au Revoir!